"PARA LOS PADRES: ADOLESCENCIA Y REDES SOCIALES"

FUENTE: https://compartirenfamilia.com

En la adolescencia aparece el descubrimiento de su “nueva” identidad personal,

una nueva forma de entender su libertad.

Ahora, ya no somos los padres los que decidimos por ellos, sino que son ellos los que

deben tomar las decisiones y eso incluye también aprender a equivocarse.

Al mismo tiempo, esa capacidad recién estrenada les genera cierta ansiedad, porque

aún no la dominan del todo.

Pueden tomar, simultáneamente, decisiones importantes y dejarse llevar por cuestiones

insignificantes.

Van a construir a su proyecto de vida y también nos necesitan, pero de una forma

nueva. Por eso, padres y madres tenemos que aprender con ellos.

Se encuentran en un momento en el que aparecen a su alrededor nuevos ambientes,

nuevas conexiones, nuevas redes sociales, un nuevo mundo que les bombardea por

todas partes.

Por eso, no debemos prohibirles el uso del celular, sino aconsejarles para que

entiendan la importancia de establecer límites.

 

Practicar la observación

 

Es muy importante que les observemos, conozcamos cuáles son sus inquietudes en las redes, qué les aportan, cuáles son sus costumbres de uso…

Y, al mismo tiempo, darnos cuenta de su posible influencia y de la forma concreta de ayudarlos.

Si miramos un poco para atrás en el uso de la tecnología que han tenido hasta la obtención del celular nos ayudará a configurar esta información.

Las rutinas y hábitos que practican nuestros hijos para adquirir autonomía, orden y confianza deben estar incluidos para el uso de la tecnología desde que comienzan a utilizarla.

Esta práctica permitirá que tengan un entrenamiento previo para cuando tengan su celular. Tendrán que aprender, como hacemos todos, a que el celular no les absorba, pero ya tendrán una conciencia de ello.

 

Consecuencias positivas del uso del móvil o celular

 

  • Comunicación con los demás.

  • Información: noticias, deportes, arte, etc.

  • Lectura de libros o contenidos que les gusten.

  • Acceso a la moda y la música.

  • Realizar fotos.

  • Conocer lugares.

  • Adquirir cultura.

  • Realizar juegos de inteligencia y ocio.

 

Estos serían algunos de los beneficios del uso del móvil en los adolescentes. Lo único que deben saber y respetar son los límites que les hemos sugerido y los que ellos mismos se vayan estableciendo para que no se convierta en algo de lo que dependan.

De este modo, se convertirán en personas autónomas y libres que sabrán tomar las decisiones adecuadas o no, pero que sabrán asumir sus consecuencias con un aparato que les permitirá hacer un buen uso de todo lo citado anteriormente según vayan creciendo y madurando.